¿Se inspira Black Mirror en el Decálogo de K. Kieslowski? Miguel Iturria Savón

Después de aquella serie sobre la mafia –Los Sopranos-, evadí Juego de tronos y otros audiovisuales con millones de seguidos, pero en julio del 2017 sucumbí a las turbadoras entregas de Black Mirror -Espejo negro-, ofrecida por la plataforma digital Netflix. Black Mirror es una saga de la Televisión británica creada por Charlie Brooker,  guionista de cada capítulo -salvo “Toda tu historia”, escrita por Jesse Armstrong-, y producida por Zeppotron para Endemol.

No me hubiera enganchado la futurista Black Mirror si comienzo por “El himno nacional”, impactante historia del secuestro de una princesa fanática de las redes sociales que presionan al Primer Ministro para que satisfaga la absurda exigencia del secuestrador: tener sexo -filmado y transmitido en vivo- con un cerdo, el animal más desdeñado por algunas religiones. Me alegra no seguir el orden de filmación de las tres series ni los capítulos de cada una; fui descubriendo ese mundo de ciencia ficción que explora el futuro próximo desde las innovaciones tecnológicas y su capacidad para sacar el lado oscuro de nuestras vidas.

Si “El himno nacional” es -o parece ser- una parábola retorcida en la era de Twitter, el resto de los sorprendentes capítulos de esta antología no se aleja mucho del presente y del espectáculo banal favorecido por la conexión a espacios televisivos y virtuales que seduce a millones de internautas ávidos por reafirmarse en la tribu y posar como crones de sí mismos o de quienes cultivan la visceralidad, maldicen, denigran y usan las redes con fines personales, mercantiles, políticos, etc.

La paranoia y el terror tecnológico gravitan, por ejemplo, en “15 millones de méritos”, “Oso blanco”, “Playtesting”, “Odio nacional”, “Blanca navidad” o “La ciencia de matar”. Cada una, como cada episodio, “tiene su tono, su entorno y su realidad diferente”; cada una muestra los efectos secundarios de la tecnología como droga, es decir, se aproximan “a la forma en que podríamos estar viviendo en diez minutos si somos torpes”. Según Brooker, “el espejo negro está en cada pared, en cada escritorio, en la palma de la mano: la pantalla fría y brillante de una tele, un monitor, un teléfono inteligente”.

No voy a contar las historias citadas, el desempeño de los actores y realizadores, sino invitar a los lectores a visualizar los fascinantes capítulos de Black Mirror, calificada de heredera de La dimensión desconocida y de híbrido entre The Twilight Zone y Tales of The Unexpected, lo cual no le resta interés y originalidad. Me detengo, por último, en un antecesor audiovisual memorable de fines del XX, el Decálogo de Kieslowski, el realizador polaco que interrogó el presente mirando las señales del pasado.

En el Decálogo de Kieślowski varios personajes conocidos entre sí interactúan en el espacio configurado por un complejo de edificios de Varsovia. El fondo es opaco y el tono melancólico al igual otras obras suyas, a excepción del capítulo final que comparte elementos de la comedia negra. Según la crítica, el director tuvo la idea del Decálogo “cuando Krzystof Piesiewicz vio una obra de arte del siglo XV que ilustraba los Diez Mandamientos en escenarios de ese periodo de tiempo…”. El Decálogo es un equivalente moderno con cada “mandamiento” como trasfondo y los problemas de la sociedad polaca en cada capítulo, narrado en forma oscura para evadir la censura comunista, por lo cual se valió de melodramas y conflictos morales cargados de hondura psicológica y metafísica.

Kieslowski, director y guionista, utilizó a varios directores de fotografía y a dos actores principales: Jerzy Stuhr y Zbigniew Zamachowski, además de un personaje sin nombre (Artur Barcis) en todos los episodios, exceptuando el VII y el X, que observa en silencio a los protagonistas en sus momentos claves, quizás una figura sobrenatural.

No haré la reseña de cada episodio, del reparto ni del director de fotografía, pues por la  gran recepción e influencia del Decálogo de Kieslowski es posible visualizarlos por Internet. Fue concebida para la televisión polaca en 1989 pero su impacto llegó al Vaticano y fascinó al mítico director estadounidense Stanley Kubrick. La versión en​ DVD obtuvo el 100% de votos en la encuesta de expertos del Rotten Tomatoes. Fue celebrada por críticos como Roger Ebert y Robert Fulford, e incluida en el 2002 entre las Diez mejores películas del último cuarto del siglo XX por la revista​ Sight and Sound junto a tres filmes anteriores de Kieślowski: Tres colores: azul, Tres colores: blanco y La doble vida de Verónica. Ese año, El decálogo quedó entre las 100 mejores “películas esenciales” por la National Society of Film Critics y ocupó el puesto 36 de la revista Empire sobre las “100 mejores películas de cine mundial”.

¿Coinciden y difieren Black Mirror y el Decálogo de Kieslowski? Sí, ambas interrogan el mundo, sacuden sus certezas, muestran sin ñoñerías las miserias humanas, las tentaciones inmediatas y las consecuencias de nuestros posibles actos, sobre todo cuando la inmediatez contagia, reporta y pretende rediseñar la realidad.

Prólogo del libro Los vascos en Cuba. / Jesús Guanche Pérez

La presencia vasca en Cuba y América, aunque no es de las más numerosas y constantes, constituye sin lugar a dudas una de las más tempranas y relevantes.

El presente libro, dedicado a los vascos en Cuba, de Miguel Iturria Savón, es resultado de largos años de trabajo con el objetivo de poner al día la significación y continuidad del legado cultural del pueblo vasco en la mayor de las Antillas.

Para lograrlo ha tenido que hurgar en múltiples fuentes, desde el testimonio oral relacionado con sus propias vivencias familiares, hasta las diversas publicaciones periódicas que han aparecido en Cuba como reflejo de la tenaz vocación asociativa vasca, capaz de dar a conocer sus actividades con voz propia. Especial motivación representó en el estudio de Iturria Savón, la publicación en 1999 de la Memoria documental de los vascos en Cuba, para allanar el camino que le facilitó profundizar en este apasionante tema.

El autor parte de un conjunto de antecedentes, en este caso im­prescindibles para el lector cubano, que sitúa la estirpe milenaria del pueblo vasco, su ubicación en el contexto europeo de los siglos xv y xvi, así como su precoz incursión en el continente americano.

Inicialmente podemos observar la complejidad de los componentes vascos en la estructura del poder colonial en Cuba; las diferentes causas y tendencias de este trasvase humano; el inicial arribo de «descubri­dores», navegantes y conquistadores; diversos gobernantes, militares y otros funcionarios nombrados por la Corona española; el sacerdocio de origen vasco vinculado con la historia temprana del catolicismo en Cuba; la proliferación de temidos piratas, corsarios y contraban­distas que tuvieron en constante asedio al tráfico marítimo; así como la importante presencia de comerciantes y traficantes de africanos esclavizados, que luego devinieron ricos empresarios e importantes exportadores de cuantiosos capitales hacia sus lugares de origen.

De manera operacional el autor estudia diversas señales de iden­tidad de los vascos y sus descendientes en Cuba a partir del legado metodológico de la antropología cultural; tanto en el orden de lo que denomina «cultura material», como en el de la «cultura espiritual». Dos categorías que pueden resultar útiles sólo instrumentalmente, pero que no envuelven la riqueza de la realidad sociocultural objeto de estudio, tal como se evidencia en el presente texto.

En el primer aspecto incluye un conjunto de indicadores claves como la alimentación, el vestuario, las técnicas e instrumentos de trabajo, el transporte y la vivienda. Todos son componentes de la vida cotidiana que si bien están, por así decir, marcados por su evidencia «material», son portadores de un rico abanico de relaciones sociales, hábitos, costumbres y habilidades, que sin duda también forman parte del patrimonio cultural vivo. En este propio capítulo se aborda la significativa presencia vasca en los ámbitos minero, en la construc­ción naval y en otras industrias, como la del chocolate y el ron, para concluir en el trascendental salto tecnológico y organizacional del trapiche al central azucarero.

En el segundo aspecto también se incluye otro conjunto de indica­dores fundamentales como las relaciones familiares y el matrimonio; las creencias, supersticiones y augurios; los mitos, rituales y costumbres; los juegos, fiestas y ceremonias. Otros componentes de la cultura que, si bien se encuentran signados por su alta «carga espiritual», dependen del empleo de múltiples objetos, espacios, expresiones orales, formas no verbales de comunicación y demás representaciones simbólicas que confirman el uso solo operacional de la referida clasificación entre lo «material» y lo «espiritual». Aborda además en esta parte, determinadas manifestaciones artísticas como la poesía y otros géneros literarios; así como danza, música, teatro y artes plásticas; junto con diversas actividades científicas.

Especial interés dedica al legado de la lengua euskara en Cuba, como evidencia de los continuos procesos migratorios y del papel de la lengua en plasmar su indeleble marca en el designio de las cosas, los espacios, los seres humanos y todo lo nombrable. Uno de tantos ejemplos lo constituyen los sitios geográficos (topónimos) de origen vasco en el territorio cubano; junto con múltiples apellidos procedentes de la región de Euskal Herria, en zona atlántica de los Pirineos.

En el caso de los diferentes grupos humanos venidos de España existe una poderosa relación interactiva entre la formación de asocia­ciones y la creación de publicaciones periódicas, sean revistas, folletos, periódicos, memorias u otras.1 Los vascos, precisamente, no son la excepción. En este sentido se estudia tanto la prensa periódica de la colonia vasca en Cuba como sus principales asociaciones. Debo insistir, en este caso, que muchas de las publicaciones no se circunscribieron a los residentes vascos en Cuba y a sus descendientes; sino que su alcance abarcó el flujo y reflujo de ideas y noticias hacia y desde el País Vasco; así como con otros emigrantes en el resto de América.

La obra cierra con un tema que, como muchos, despertará pasiones y alentará puntos de vista controversiales. Me refiero al papel diverso de los vascos en los avatares históricos de la nación cubana. El autor ha preferido realizar tres cortes temporales para facilitar su análisis y valoración. El primero aborda las posiciones asumidas ante las guerras de independencia en la época colonial; el segundo se refiere a la migra­ción de los exiliados durante la primera mitad del siglo xx, y el tercero incursiona en procesos más recientes vinculados con la cooperación intergubernamental y la participación en empresas mixtas.

Esta obra representa una seria contribución a uno de los grupos étnicos europeos menos estudiados en cuanto a la sistematización de su herencia cultural; al mismo tiempo constituye un nuevo estímulo para quienes desde otros ámbitos de la presencia de los pueblos de Europa en Cuba se adentren en la complejidad de la actual diversidad cultural en la mayor de las Antillas.

 

Dr. Jesús Guanche Pérez

¿Por qué sugiero leer Los vascos en Cuba? / Miguel Iturria Savón

Portada Los vascos en…

Hay libros que trascienden por su sentido coral, lenguaje creativo y oleaje melódico, aunque algunos clásicos pecan de tecnicismo y acrobacias semánticas. Otras obras, de mayor vitalidad y sentido aleatorio, apenas dejan huellas en generaciones de lectores.

Los vascos en Cuba, como tantos ensayos históricos, no usa un oleaje melódico pero posee sentido coral y repasa el trasvase humano de hombres transitables que reescribieron su historia al sumarse a la marea de un país en expansión.

A principios del siglo XXI apenas miramos al pasado. El presente es tan paródico y narcisista que la historia se escribe en los medios de comunicación y en las redes sociales, lo cual desanima a quienes investigan y exponen temas, sucesos y personajes de otras épocas, anclados, por supuesto, en sus circunstancias, mitos y desafíos.

Si me preguntan ¿por qué leer Los vascos en Cuba?, respondería:

  • Porque este libro no retrata, exalta ni denigra el pasado de un grupo étnico en base a preceptos morales o ideológicos, sino que ofrece su hoja de ruta en busca de un destino mejor, primero en su entorno regional, luego en el sur de España y después en tierras de América.
  • Porque desfilan por sus páginas personajes de la cima en Vasconia, Castilla, Andalucía, México, Argentina, Perú y Cuba, junto a otros de vida cotidiana alistados en los viajes de Colón, Magallanes y Elcano; la conquista de México, Perú y Filipinas. Hombres que usaron la espada y la cruz, fundaron ciudades, edificaron templos y murallas, administraron colonias, escribieron crónicas y resistieron a piratas y corsarios.
  • Porque estas páginas no evade los tabúes ni las miserias de épocas lejanas, pero muestra las posiciones contrapuestas, coincidencias étnicas y espacios comunes de navegantes, militares, sacerdotes, comerciantes, empresarios y los sobrevivientes de lugares tan distantes como insólitos.
  • Porque repasa el legado de aquellos emprendedores, su afán asociativo, las huellas dejadas en la toponimia insular, la prensa y la literatura, el deporte, la industria azucarera y otros rubros de la cultura material y espiritual.
  • Pues no faltan en la procesión los traficantes y negreros enriquecidos, toreros y pelotaris famosos, gudaris de bandos extremos en las guerras de Cuba, ni los seguidores y detractores de la República española que naufragó en la Guerra Civil, el franquismo y el éxodo liderado por el Lehendakari Aguirre. Todos sumergidos en los retos, certezas e incertidumbres de su tiempo.

Sugiero al lector mirar el Índice, escoger el capítulo de su agrado, seguir el orden lógico o relegar el libro y los consejos del autor, pues Los vascos en Cuba no puede competir con el narcisismo mediático ni con una realidad que supera a la parodia, pero ofrece datos e historias que constituyen un fragmento del aporte de esa pequeña nación insertada en los avatares socio históricos de España y América, incluida Cuba, donde resurgen nuevas formas de una presencia con medio milenio de andaduras.

Miguel Iturria Savón, Gernika, Bizcaia, 22.6.2017.

Miguel Iturria y Felicitas Lorenzo en la presentación del libro en el Museo Euskal Herria de Gernika, Vizcaya.

Un paraíso verde en medio del azul. / Miguel Iturria Savón

Complejo residencial Josone, en Varadero, residencia expropiada a José F. Iturrioz

 

Si las tonalidades de las aguas de Varadero pintan el azul, y el blanco se percibe en su extensa franja de arenas finas, el Parque Josone salpica con el verde de sus plantas al balneario turístico más célebre de Cuba.

Hace unos años, al descubrir este paraíso verde en el infinito azul de Varadero, me sorprendió su nombre y el estilo vizcaíno de una de sus casas y la cerca perimetral. Lógico, fue edificado como complejo residencial y de descanso de José Fermín Iturrioz y Llaguno (Cárdenas, 1880-New York, 1969), uno de los directivos más eficaz de la industria cubana, quien ejerció entre 1926 y 1956 como Director general de Arechavala S.A., empresa de enorme contribución al desarrollo técnico,  productivo y comercial del país.

Las residencias de Iturrioz, expropiadas y convertidas en centro de recreo del Gobierno de Castro, actual Parque Josone, debe su apelativo a las tres primeras letras de su nombre (José) y de la esposa (Onelia). Allí se hospedaron los huéspedes más ilustres del director de Arechavala. Después estuvo al servicio de Fidel Castro quien alojó, entre otros, al mandatario ruso Leonid Brezhnev y al presidente de Chile Salvador Allende.

Josone es un área recreativa y habitacional, edificada por Iturrioz entre 1935 y 1950 en los terrenos comprados en la “Laguna de la Paz”. Tanto “El Retiro” como “La Cabaña” y el resto de las construcciones enlazan entre sí y limitan con una cerca perimetral de piedras, fusionando elementos típicos del caserío vizcaíno con la mansión de descanso de la burguesía criolla. José Iturrioz era hijo de un vasco y una cubana.

Los turistas que entran a Josone pueden pasear por sus ocho hectáreas de terreno y apreciar la reserva de su flora y su fauna, llena de laureles, sauces, ceibas, cocoteros, mangos y flamboyanes de intenso verdor que cobijan bajo la sombra o en las aguas de sus lagos, a patos, pavos reales, quiquiritas y especies representadas por el guacamayo Pancho, mascota del Parque, perteneciente a la compañía turística Palmares, del Grupo Cubanacán del Ministerio de Turismo de Cuba.

Entre las edificaciones recicladas como restaurantes, hallamos “El Retiro”, mansión neoclásica de la familia Iturrioz que ofrece langosta con vegetales y varios platos de la cocina internacional; mientras en la casa ubicada frente a la “Laguna de la Paz” está “El Dante”, especializado en gastronomía italiana. Más abajo, en la cabaña de cantería que recuerda al caserío vizcaíno de su padre, se ubica “La Campana”, con ofertas de comida criolla.

El resto son la piscina, el bar “La guarapera”, “Varadero 1920”, el “Parque de los enamorados”, “El Túnel”, “La arboleda” y el “Jardín de Celia”, en honor a la Secretaria y amante del déspota comunista, quienes expropiaron y desterraron al gran empresario.

El Parque Josone, como la residencia de Dupont y de tantos inversionistas cubanos y extranjeros expulsados por los hermanos Castro, no es un lugar para “el disfrute del pueblo”, sino de una minoría gubernamental y de los turistas que buscan un paraíso verde en el infinito azul de Varadero, próximo a Cárdenas, donde residió el vizcaíno José Arechabala, fundador del complejo industrial y comercial desmantelado por la inoperante oligarquía castrense.

 

Los vascos fuera de la gaveta… / Miguel Iturria Savón

Portada Los vascos en…

 

Quizás dentro de 50 o cien años este sea un libro “raro y valioso”, o un libro olvidado, como tantos. Lo escribí en el 2004, lo podé al año siguiente y lo entregué a la Fundación Fernando Ortiz donde pasó la censura y fue editado, pero su costo -8 mil 800 usd- determinó que el Patrocinador lo enviara a la editorial Pamiela, en Pamplona, Navarra, cuyo especialista lo llevó a arte final y lo envió a la imprenta. A punto de ser impreso el Patrocinador lo “pospuso” por “razón financiera” tras recibir el “consejo” del Embajador de Castro en Madrid de “la inconveniencia de publicar a un autor independiente”, no afiliado a las entidades del Estado.

Quien lo adquiera por Internet o en alguna librería de España comprobará que la decisión fue burda, pues Los vascos en Cuba no manipula el pasado en función del presente ni juzga a la dilatada dictadura cubana. No es una obra melódica ni sinfónica, sino una historia con puerta de entrada, principio y fin; dividida en 22 capítulos breves, el Prólogo -escrito por el prestigioso antropólogo Jesús Guanche-, la Introducción, algunos gráficos e imágenes escogidas por el autor quien evita acrobacias semánticas, alusiones absurdas, tecnicismo excesivo y desborde ideológico.

En junio del 2017 Los vascos en Cuba salen del ordenador por tercera vez. Los invito a observar la Portada y la Nota de contracubierta, si les atrae, comprelo y disfrute su lectura. Gracias por ponerlo en circulación.

Portugal en la Feria del Libro de Madrid. / Miguel Iturria Savón

La literatura portuguesa, una de las más diversas de Europa, lidera la Feria del Libro de Madrid que exhibe en las casetas de ventas del fascinante Parque del Retiro las novedades de casi cuarenta escritores precedidos por Eca de Queirós, Pessoa, Saramago, Lobo Antunes y otros clásicos lusos entre el 27 de mayo y el 11 de junio del 2017.

El pensador lusitano Eduardo Lourenco dijo las Palabras inaugurales de la 76 Feria del Libro de Madrid, tras la entrega del Premio Luso-español de arte y cultura a la escritora Pilar del Río. Será concluida por el narrador y ensayista español Antonio Muñoz Molina con “La risa de Eca de Quirós”. Las pistas portuguesas cuentan con poetas como Nuno Júdice y Ana Luisa Amaral, Francisco Pinto Balmesao, el Teatro completo de José Saramago, la Obra completa de Álvaro de Campos, la Poesía completa de Mario de Sá-Carneiro y entregas de Antonio Lobo Antunes –No es medianoche quien quiere-, José Luis Peixoto –En tu vientre-, Herberto Helder –La muerte sin maestro-, Daniel Faria –De los líquidos-, Lourdes Viegas Pires dos Santos, Boaventura de Sousa Santos y autores que evocan la guerra de Angola, las consecuencias de la última crisis económica y el papel de la mujer en la lucha por la igualdad.

Portugal es un país pequeño -92.391 km cuadrados y 10.562 000 habitantes- situado al oeste de la Península Ibérica. De casi 500 editoriales antes de la crisis quedan 200 que facturan 300 millones de euros al año. Según Gonzalo Martins, el libro impreso goza de enorme prestigio pero los catálogos han sido llevados al formato electrónico a tres euros el título, afectados por la cultura de entretenimiento fomentada en Internet.

En el panorama lírico del otro lado de la frontera hispana hay lecturas al margen del canon moderno de poetas y novelistas desaparecidos, como Eugenio de Andrade, Mario Cesariny, Vergilio Ferreira, Cardoso Pires y Saramago. En la Feria de Madrid los consagrados conviven como un bosque de sombras con figuras emergentes que bracean en el mercado espiritual. Los diversos lenguajes artísticos y generacionales rescatan a “los humillados” en la dramaturgia de Lidia Jorge, los ecos de la guerra colonial en la oralidad -Joao de Mello-, la mistura entre crónica, dramas y libros de viaje -Gonzalo M. Tavares-; la ironía cosmopolita del ilustrador y cineasta Alfonso Cruz, y la ternura frente al individualismo en las obras de Walter Hugo Máe y José Luis Peixoto.

En la Feria de Madrid no faltarán las últimas invenciones en poesía, novela, historia, filosofía, autobiografía, ciencia ficción y ensayos sobre tres sucesos extraordinarios del siglo XX: la Revolución rusa de 1917, las guerras mundiales y la Guerra civil española. Los asistentes podrán comprar algunos títulos de clásicos universales: Nicolái Gógol –Almas muertas– y Gertrude Stein –Tres mujeres-, de españoles: Enrique Vila-Matas –Mac y su contratiempo-, Javier Cercas –El monarca de las sombras-, Marta Sanz –Clavícula-, Luis Landero –La vida negociable-, Irene Gracia –Ondina o la ira del fuego– y las novelas El triunfo y Un enano español se suicida en Las Vegas, de Francisco Casavella; así como El absoluto, Teoría del ascensor y La uruguaya, de los argentinos Daniel Guebel, Sergio Chejfec y Pedro Mairal; Había mucha neblina, humo o no sé qué, de la mexicana Cristina Rivera Garza; Saturno, del guatemalteco Pedro Halfon y Un mundo huérfano, del italo-colombiano Giuseppe Caputo.

Los autores portugueses protagonizan la Feria del Libro de Madrid en compañía de  autores españoles, europeos, americanos y algunos asiáticos y africanos. Un puzle híbrido con figuras de siempre y artífices obsesionados por apresar la realidad. Poesía y filosofía, relatos, ensayos y biografías para soñar y romper la rutina, historias de romanos, vikingos y alienígenas, arte y sociedad, policíacos y un Premio Cervantes nonagenario e irreverente -J. M. Caballero Bonald- que retrata a personajes de la cultura hispana en Examen de ingenios, una de las obras más pedidas en la primavera del 2017.

La edad de la ira y otras profecías. / Miguel Iturria Savón

Los animales  no se quejan por la condición en que se encuentran, no almacenan bienes, no evocan a sus antepasados ni proyectan que harán el día siguiente. Los humanos que viven en la precariedad apenas piensan en el futuro, aunque su especie creó mitos, rituales, costumbres, calendarios, alfabetos y efemerides, obsesionados por explicar las circunstancias de su entorno, evocar a los antepasados ilustres, clasificar el tiempo y soñar con el progreso, cuya ilusión tecnológica sacude las utopías que olvidaron el contrapeso de la realidad.

Según el ensayista Pankaj Mishra, autor de La edad de la ira, editado en 2017 por Galaxia Gutenberg,  “es hora de abrazar el pensamiento apocalíptico” pues “la modernidad ha fracasado”, lo cual anida “el resentimiento contra las élites”, simbolizadas, por supuesto, en D. Trump, Modi, Le Pen o el Brexit. El pensador hindú radicado en Londres habla asimismo de “guerra civil global”, “estado de emergencia planetario” y “crisis universal” porque “las masas desarraigadas son víctimas de una estafa sin precedente” y responderán con “populismo y brutalidad rencorosa” contra las élites que “se apropiaron de los frutos de la modernidad”.

Quien mire el rostro de Mishra, nacido en Uttar Pradesh en 1969, no lo asociará con el profeta ruso que tomó el poder en 1917 y ofreció el paraíso terrenal, ni con Moisés, Jesús, Mahoma y otros profetas antiguos. Tal vez sea un Gandhi a la inversa que regrese de Londres para liberar a los parias de la India sometidos por la casta de brahmanes que siguen apropiándose del esfuerzo de millones de compatriotas suyos.

Pero no, Mishra no apunta sus dardos proféticos hacia su país, sino hacia Occidente donde el futuro ya no se asocia a la promesa de igualdad y prosperidad; se vincula a la violencia y al pensamiento apocalíptico que sustituirá la complacencia y la fantasía instalada en Europa occidental y Norteamérica. Mishra no se queda corto al vaticinar que “el ISIS es un síntoma de algo más grave: la sensación de realizarse en la vida a través de la violencia”.

Difiero del pensamiento apocalíptico y de los profetas, tan viejos como los dioses, las guerras, los caudillos, las crisis económicas, políticas y humanitarias. Creo en el mundo como una espiral de variación imparable donde caben la tecnología y sus consecuencias, las certezas e incertidumbres que inspiran a poetas, filósofos, teólogos, científicos y artistas. Dicen que el tiempo se ha liberado de toda mitología, que todavía el universo es solo uno entre infinitos posibles, que la modernidad está en peligro, el presente es convulso, la nostalgia es un arma y que la posteridad está tan sobrevalorada como el dinero, el éxito, el fútbol, el cine, la política, los telediarios y los Premios Nobel.

Aún Pankaj Mishra no ha sido nominado al Premio Nobel, pero como ensayista y profeta lleva buen paso; tal vez lo reciba si la civilización no sucumbe durante La edad de la ira, mientras tanto, escéptico como soy, sugiero leer otros ensayos ágiles, eruditos y alusivos:

  • Homo Deus. Breve historia del mañana, de Yuval Noah Harari.
  • Contra el tiempo. Filosofía práctica del instante, de Luciano Concheiro.
  • Realismo capitalista. ¿No hay alternativa? Mark Fisher.
  • Contra el progreso y otras ilusiones, de John Gray.
  • El futuro es un país extraño, de Josep Fontana.

José D. Ferrer, símbolo de resistencia. / Miguel Iturria Savón

José D. Ferrer y miembros de UNPACU.

A José Daniel Ferrer, el rostro más visible y audaz de la oposición cívica en el interior de Cuba, lo vi por primera vez a mediados del 2005 en el Mural de los 75, al lado de la Sala  “Roosevelt” de la Embajada de los EE. UU en La Habana, donde accedía a Internet junto a los colegas que escribíamos para Cubanet. Aquel tipo blanco, alto, delgado y serio era un eco de rebeldía tras las rejas al igual que Biscet, Antúnez y otros opositores y periodistas independientes condenados en juicios sumarísimos en la primavera negra del 2003.

Siete años después del proceso kafkiano de la oligarquía caribeña, los rehenes de Castro fueron deportados a España, salvo José Daniel y otros once que retaron la decisión y continuaron su activismo en la isla. En un programa audiovisual conducido por Reinaldo Escobar resurgió el impetuoso y cálido José Daniel contando cómo reportaba por teléfono los horrores de la prisión. Luego, en mi primer encuentro con él, al preguntarle por su origen, me relató la historia del abuelo, un miliciano español que al final de la  Guerra Civil escapó en barco hacia Cuba con el pasaporte del guerrillero cubano caído junto a él a principios de 1939; se parecían tanto que nadie dudó de su “identidad” y cómo no podía registrarse en ningún Consulado de España, siguió con las señas del amigo muerto y creó familia en Cuba.

La anécdota y el historial de resistencia de José D. Ferrer “homologa” la estirpe y la leyenda personal de este guerrero sin fusil nacido en Palma Soriano en 1970. Fue educado para servir al poder pero renegó del destino borreguil diseñado por la dinastía verde oliva y asumió desafíos que lo llevaron a la cárcel (2003 al 2011), sobre todo por su labor en el Comité Ciudadano que gestionó el Proyecto Varela en Santiago de Cuba. Al salir del presidio creó la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), ese paraguas de pequeñas organizaciones disidentes que moviliza a cientos de personas en la región oriental de Cuba, baluarte de la “masa” como abstracción oficial para someter a individuos que despiertan y se integran a la red pacífica en busca de la concertación nacional opositora contra la dictadura.

José Daniel sigue en la línea de cambio iniciada por el Proyecto Varela, cuyo líder nacional –Oswaldo Payá Sardiñas- fue asesinado en julio del 2012. Su liderazgo ha crecido en proporción con la táctica de movilizar  a la “masa social” de forma no violenta para obligar al gobierno a dialogar de “igual a igual” y trabajar por la reconciliación nacional, lo cual parece quimérico pero no es imposible por el desgaste y la incapacidad de la dictadura para solucionar los problemas esenciales del país.

El Secretario Ejecutivo de la UNPACU no cree en quimeras, sabe los retos que afronta y conoce las grietas del viejo muro totalitario. Ha protagonizado huelgas de hambre en prisión y fuera de ella, ha resistido acoso y detenciones violentas por difundir las demandas y el programa de su organización dentro y fuera de la isla. En esa órbita ha girado también el célebre Guillermo Fariñas y otros defensores de los derechos humanos del centro y la zona oriental de la isla. Por su condición de ex prisionero de conciencia con licencia extrapenal a José Daniel le han negado algunos viajes al extranjero pese al apoyo de Amnistía Internacional, la Organización Mundial contra la Tortura y otras entidades que le otorgaron XIII Premio Internacional de Derechos Humanos de la Fundación Hispano-Cubana y el Premio Democracia de la National Endowment for Democracy.

Considerado como símbolo de resistencia y activismo cívico, José D. Ferrer, como Guillermo Fariñas, Antonio González-Rodiles, Berta Soler y otros líderes de la oposición pacífica cubana, enfrentan aún el despotismo de un señorío tropical que se atrinchera y baraja el tiempo, mientras prepara a sus herederos dinásticos para perpetuar el absurdo. El reto sigue en pie y depende de circunstancias internas, presiones externas y de la propia actuación de esos rostros que rompen los límites impuestos.

 

Guillermo Fariñas, resistencia y activismo. / Miguel Iturria Savón

Guillermo Fariñas Hernández, periodista y opositor cubano.

Dicen que hasta en el humor es preciso un toque de tragedia y de tiempo pues la vida, como la comedia, avanza desde lo burdo hacia zonas sutiles: el dolor, la ternura, las frustraciones y la resistencia de quienes desafían lo absurdo con su propio cuerpo y, a veces, con una sonrisa o un chiste que apacigua lo trágico.

Quienes miramos a Cuba desde la memoria y la distancia notamos esa mezcla de tragedia con bufones desnudos aferrados al poder, retados por espectadores que saltaron del graderío y enfrentan al toro sin espada, traje ni capucha. El toro insular encarnado por un viejo dictador que baila el danzón de su antecesor aún chilla contra quienes intentan cambiarle el ritmo, echarlo del ruedo sin cortarle el rabo ni las orejas, es decir, salir del burladero tropical por la vía pacífica.

Entre esos hombres sin máscaras que ponen su cuerpo como escudo de presión contra el despotismo figura Guillermo Fariñas Hernández, nacido en Guanabacoa en 1962 y residente en Santa Clara desde niño. A Fariñas le dicen el “Coco”, quizás por ser negro, alto, calvo, medio cojo y delgado, tan alto y delgado que se arquea sin dejar de mirar al frente y sonreír a sus amigos, colegas y vecinos; a veces se ríe de sí mismo y cuenta con desenfado porqué usa bastón y cómo perdió el pelo en prisión, mientras mira al socarrón que le pregunta por los tabacos que le apagaron en la cabeza en las celdas de castigo.

Como creció entre fusiles, discursos y profesías revolucionarias, fue matriculado por su padre -un guerrillero del Che Guevara en el Congo- en una de las escuelas militares del país; al graduarse de Cadete continuó en la Academia militar Tambov, en la antigua Unión Soviética. Luego integró la Brigada de tropas cubanas en la guerra de Angola, donde fue herido en una pierna y en la espalda lo cual puso fin a su aspiraciones bélicas y lo orientó a estudiar Psicología en la Universidad de las Villas, ejerciendo después como psicólogo en una clínica de Camajuaní y en los hospitales pediátricos de Sancti Spíritus y el “Pedro Borrás” de La Habana, donde denunció por corrupción a la directora quien lo expulsó por supuesta tenencia de armas de fuego. Ese primer encierro en 1995 representó una cura salvaje y el inicio de su activismo cívico contra la dictadura. Tras 11 meses de limbo legal en la prisión de “Valle Grande” fue condenado por “Convicción moral de los jueces”.

Tras casi doce años de prisión y múltiples detenciones e interrogatorios, Fariñas cobró protagonismo mundial por su veintena de huelgas de hambre en protesta por las condiciones carcelarias y el respeto a la vida de reos y activistas  de los Derechos Humanos. Entre el 24 de febrero y el 8 de julio del 2010 puso su cuerpo como escudo  ante la muerte por inanición del prisionero político Orlando Zapata Tamayo y por la liberación de 26 prisioneros políticos enfermos en las cárceles de la isla. Al borde de la muerte de Fariñas y bajo presión pública internacional Castro II excarceló y desterró a 116 prisioneros políticos, 12 de los cuales se negaron a marcharse.

La temeridad y supuesta “vocación suicida” de Fariñas no obedece a desequilibrios y ambiciones personales, como anotan los voceros del Politburó. Él asumió la libertad de expresión en circunstancias extremas que perduran. Si Cuba fuera un país medianamente democrático no hubiera ido a la guerra ni a la cárcel. Es un hombre que protesta, se planta y arriesga su vida a cambio de una apertura que normalice la vida de las personas, pero  sabe que la dictadura apenas cede y hay que “moverle el piso”. Por eso combina el activismo político con el periodismo. Cuando lo conocí a mediados del 2005 en las teleconferencias de la Universidad Internacional de La Florida ya había fundado la pequeña agencia de noticias Cubanacán Press y escribía crónicas y artículos  con sabor antropológico y agudeza informativa, sobre todo en el manejo de los entresijos militares y los mecanismos de espionaje de la estructura castrense. No en vano fue galardonado el 21 de octubre del 2010 con el Premio Sajarov a la Libertad de Conciencia por el Parlamento Europeo.

Cubanacán Press antecedió a la Revista Nacán, primer peldaño de Producciones Nacán, ligada después a la plataforma mediática de FANTU de la que es Coordinador General, aunque colaboró con el Semanario digital Primavera, editado en La Habana por Juan González Febles y Luis Cino; la Revista Voces Cubanas, creada por Yoani Sánchez, Reinaldo Escobar y Orlando L. Pardo Lazo, escritores y periodistas independientes. Durante dos años ejerció como Portavoz de la Unión Patriótica de Cuba, fundada por el ex prisionero político José Daniel Ferrer, el líder más audaz y prestigioso de la zona oriental de la isla.

Por sus incesantes denuncias en la prensa independiente y en algunos medios internacionales de las constantes agresiones gubernamentales a los Derechos Humanos y el acoso y golpizas a su persona por la policía política, Fariñas ha sido distinguido por gobiernos e instituciones internacionales. En el 2005 protagonizó otra huelga de hambre para exigir el acceso a Internet sin restricciones en la isla, aún limitado y bajo censura, como en China. Al año siguiente la ciudad de Weimar le concedió el Premio de Derechos Humanos, cuyo importe económico donó al colectivo de presos políticos. Su visibilidad mediática creció con el Premio Ciberlibertad 2006 por reclamar el derecho de los cubanos a las nuevas tecnologías.

En medio siglo de vida Guillermo Fariñas transitó la ruta del soldado inducido al estudiante en Moscú, del Cadete en Angola al psicólogo que disiente y termina en prisión donde ofrece su cuerpo como escudo contra las sombras del horror. Tras las rejas se convirtió en activista cívico y en periodista. Es el típico resiliente que apuesta por cambiar la tragedia colectiva del país cautivo, salir del dolor sin victimismo ni ver al toro desde las barreras.

Antonio E. González-Rodiles, una voz en el límite. / Miguel Iturria Savón

Resultado de imagen de Fotos de Antonio E. González-Rodiles

Coincidí varias veces en La Habana con Antonio E. González-Rodiles Fernández,  uno de los rostros más visibles y admirados de la disidencia en Cuba, respetable por su activismo cívico e ideas innovadoras para salir del pantano creado por décadas de dictadura en la isla. Antonio salió de la irrelevancia inducida en julio de 2010 con el proyecto Estado de Sats, creado como “espacio plural de participación y debate” en la sociedad civil, pero recibido con ataques por la maquinaria de propaganda y con detenciones y amenazas de la policía política de Castro -Seguridad del Estado-.

En la ciudad del sol constante y policías fantasmales, Antonio y sus colegas de Estado de Sats agitaron el Corral de comedias de las instituciones estatales, cuya neolengua no digiere aún los artículos de la prensa independiente, los post de la blogger Yoani Sánchez ni las denuncias y propuestas de los pequeños partidos emergentes, todos reprimidos y lanzados al baúl de los “enemigos”.

Antes de conocer a Antonio E. González-Rodiles asistí a una velada organizada por Estado de Sats y publiqué, el 3.8.2010, “Cultura viva en Casa Gaia”, una reseña sobre el programa ofrecido en la institución habanera. Entonces Estado de Sats sorprendía por igual a los neófitos del debate y a los cachorros de la policía política. “¿Quiénes son estos atrevidos?”, preguntaban algunos con agrado o desdén, anclados en la zona de confort del adoctrinamiento o distantes del ABC inoculado.

Antes de convertirse en un opositor visible y con programa Antonio representó a Cuba como nadador en los Juegos Panamericanos y conquistó medallas de oro y plata en eventos internacionales. Obtuvo después el título de Licenciado en Física en la Universidad de La Habana y de Máster en el Instituto de Ciencias Nucleares de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), de donde se trasladó a la Universidad Estatal de Florida y se graduó en el 2005 como Máster en Matemáticas, ejerciendo de Profesor auxiliar en ese centro y en el Tallahassee Community College.

Antonio E. González-Rodiles, casado con una mexicana y con una hija en el país azteca, dio un salto al vacío al regresar a Cuba, ese país poblado y vacío en cuya transformación democrática intenta concentrarse a pesar del murmullo, la inercia colectiva y las carencias que envilecen. Dejó de ser el académico bien pagado en un estado grande y próspero y puso su rostro sin complejos frente a las cámaras del audiovisual temático de Estado de Sats, un espacio dentro del abarcador programa de Tertulias, Exposiciones, Seminarios y debates sobre Cuba y sus retos. El impacto mediático de esos audiovisuales coincidió con las Marchas urbanas de las Damas de Blanco, la discreta difusión de revistas digitales como Convergencias, Voces Cubanas, el Semanario Primavera de Cuba, la plataforma blogger nucleada en torno a Yoani Sánchez y Reinaldo Escobar y la circulación en la isla de Cubanet y otras páginas y soportes creados en La Habana, Santa Clara, Pinar del Río, Miami, New York, México y Madrid.

Recuerdo los memorables programas de González-Rodiles como moderador frente a los panelistas Manuel Cuesta Morúa, Julio Aleaga, Wilfredo Vallín y otras voces críticas de alto nivel profesional que desnudaron el vacío económico, la arrogancia política y la narrativa catatónica de la primitiva dictadura comunista en la isla del Caribe. La represión fue proporcional al deterioro de la imagen del régimen y sus representantes, aupados por el oleaje de aventureros populistas que tomaron el poder en Venezuela, Ecuador, Nicaragua y otros países del solar latinoamericano.

Antonio E. González-Rodiles fue acorralado en su residencia de Miramar y detenido varias veces antes de la sospechosa muerte del líder opositor Oswaldo Payá Sardiñas en julio del 2012. Recuerdo aquella noche del 24 de julio en la Estación policial del Cerro, donde las turbas organizadas por la policía acechaban a los activistas que exigían su liberación. En noviembre del mismo año Rodiles fue arrestado cuando se interesaba por la abogada independiente Yaremi Flores, detenida la víspera por agentes de la Seguridad del Estado. Fue liberado 19 días después.

Además de liderar Estado de Sats, González-Rodiles es uno de los Coordinadores generales del Foro por los Derechos y las Libertades, promotor de la iniciativa #TodosMarchamos por una Ley de Amnistía y el derecho a la manifestación pública en Cuba. En su Hoja de ruta el Foro incluye la implementación de los Pactos de Derechos Humanos en las leyes cubanas, a fin de derogar los preceptos que violan o limitan los derechos y libertades de los ciudadanos. Concibe, por supuesto, nuevas leyes de Asociación, de Medios de comunicación y de Trabajo por cuenta propia, encauzados a celebrar elecciones libres y pluripartidistas, pues ya existen los partidos alternativos al monopolista Partido Comunista de Cuba.

Los siete puntos del Foro por los Derechos y las Libertades son, de hecho, una propuesta para el aterrizaje suave en la democracia, es decir, de la ley a nuevas leyes para la reconstrucción económica y social.

Hasta ahora el régimen se enrosca, embiste y no dialoga con los representantes de la sociedad civil. El intento por perpetuarse y hacer invisibles a los actores del cambio pone contra las cuerdas a Antonio E. G-R, y a otras figuras de la oposición emergente,   acusados de resistencia y lanzados tras las rejas de manera selectiva y pendular, como antes en la antigua Unión Soviética y otros países de Europa del Este.

En los casos de González-Rodiles, el escritor Ángel Santiesteban y el grafitero Danilo Maldonado, intervino Amnistía Internacional y la dictadura cedió, aunque mantiene los  cargos y el acoso contra el director del proyecto Estado de Sats y Coordinador de la Demanda Ciudadana por otra Cuba. En aquella isla, castigar es una forma de prevenir el activismo pacífico y sus variantes críticas, lo cual pone a los defensores de los derechos humanos en el limbo jurídico y la opacidad diseñada para ellos en Palacio.

Cuba no es un teatro, pero Antonio E. González-Rodiles Fernández, nacido en La Habana el 21 de julio de 1972, sigue en el momento previo a la salida del actor a escena, es decir, con la energía concentrada o en Estado de Sats, como el programa audiovisual creado por él, Jorge Calaforra y Evelyn Quesada, cuya difusión en diversos soportes informáticos enfoca al escenario y a los actores del cambio, dentro y fuera de la isla de luz y excesos.