Festival de Cine Chino./ Miguel Iturria Savón

El Festival de Cine de China fue realizado del 23 al 31 de octubre en la Sala Chaplin de la Cinemateca de Cuba, ubicada en 23 entre 10 y 12, Vedado, donde alternó con el ciclo de teatro y cine español efectuado en la Charlot, como preámbulo al Festival Internacional de Teatro de La Habana, cuya XIV edición se extiende del 28 de octubre al 8 de noviembre en locaciones de la capital y las provincias de Matanzas, Cienfuegos y Santa Clara.

Los chinos trajeron una decena de cintas del 2010 que contribuyen a cambiar nuestra percepción del enorme país asiático, aliado político y comercial del gobierno cubano. La muestra comenzó con Después del terremoto, del realizador Feng Xiaogang, emotiva historia basada en la novela Aftershock, del escritor Zhang Ling, sobre una madre en medio del terremoto que devastó en julio de 1976 a la ciudad de Tangshan. Por su excelencia fotográfica, efectos especiales y actuaciones esta obra obtuvo el premio al mejor filme en los Asia Pacífico Screen Awards.

En Mulan, coproducida con Estados Unidos y premiada por la Asociación de Críticos de Shanghái, Jengle Ma retoma el exitoso largometraje animado de Walt Disney (1998) en torno a la leyenda de la famosa heroína medieval, experta en arte marcial y capaz de suplantar al padre en violentos combates. Otra mujer memorable ocupa la pantalla en Lirio, drama de Zhou Xiao, quien recrea la odisea familiar de una madre soltera que busca trabajo y cuenta su historia a una escritora.

La sensibilidad femenina cobra rostro en la comedia romántica ¡Ánimo, Lala, ánimo!, versión fílmica del best seller homónimo de la escritora Xu Jinglei, centrada en los ascensos laborales de Du Lala, joven soñadora que se enamora de David, director de ventas de la compañía donde trabaja.

El tema histórico retorna en Confucio (Kong Qiu), del director Hu Mei, acerca de la última etapa de vida del influyente pensador de los siglos VI-V a.n.e., el cual acepta importantes cargos en su estado natal para contribuir a la pacificación de la antigua China. Esta cinta obtuvo el galardón de fotografía en los premios Hong Kong Film Awards.

Mientras que arte e historia alternan en Siempre cautivado, coproducida con Hong Kong en el 2008 y candidata al Oscar, reveladora de la historia de Mei Lanfang, famoso cantante de la Ópera de Beijing, venerado por su arte y por su actitud patriótica ante la ocupación japonesa.

El Festival de Cine Chino incluyó Bajo el árbol del espino, de Zhang Yimou; Caminar a la escuela, de Peng Jiahuang, y Si eres persona II, del citado Feng Xiaogang. La primera es una versión de la novela de Aimi Zhu y ventila una historia real de la demencial Revolución Cultural liderada por Mao Tse Tung. El segundo es un filme intenso sobre la odisea rural de una niña; mientras que Si eres… presenta con sutileza la tensión de un hombre mayor que aspira a casarse con una joven indecisa.

La Cinemateca alternó el Festival de Cine Chino con la muestra de películas hispanas inspiradas en obras teatrales y los ciclos “Grandes comediantes”, dedicado a Harold Lloyd y Buster Keaton, y “Una nueva mirada a los mejores filmes de todos los tiempos”, que incluyó, entre otros, Más corazón que odio, de John Ford (1956); El padrino, de Francis Ford Coppola (1972); El gran dictador, de Charles Chaplin (1940), y Toro salvaje, de Martin Scorsese (1980).