Ain’t Got No-I Got Life. / Miguel Iturria Savón.

<nina Simone, cantante, pianista y compositora estadounidense.

Hay discos que viajan en la mochila y canciones alojadas en la memoria, escucharlos es desatar la balsa de la nostalgia, viajar con los recuerdos de  nuestros años oscuros o felices, cuando éramos jóvenes y apenas pensábamos en utopías ni futuros. Entre las viejas canciones emotivas, escuché por Youtube “Ain’t Got No – I Got Life”, de la hipnótica Nina Simone, aquella pianista, compositora y cantante de voz grave y dulce que fluyó desde las entrañas del dolor como un rayo justiciero a mediados del siglo XX.

“No tengo casa. / No tengo zapatos, / ni dinero, /ni estilo, /ni faldas, /ni jersey. /No tengo perfumes, /ni cervezas. /No tengo hombre. /No tengo madre, /ni cultura, /ni amigos, /ni escuela. /No tengo amor, /ni nombre, /ni ticket, /ni pase. /No tengo Dios.”

Así trota la voz de Nina sobre el pentagrama relatando el cuadro de  carencias e infortunios de la minoría negra estadounidense que, liderada por Martin Luther King, luchó por sus derechos cívicos en las décadas del sesenta y el setenta. A ellos se sumó la rebelde Eunice Katheen Waymon, nacida en 1932 en un pueblito de Carolina del Norte, de donde se trasladó a New York y transitó de la música clásica a los tugurios y clubes de segunda, buscando su identidad artística contra la exclusión de la época.

En la segunda parte, la canción da un giro, la intérprete pasa de la negación casi absoluta a la interrogación:

“¿Qué es lo que tengo?

¿Por qué estoy viviendo entonces?

¿Qué es lo que tengo?”

Y grita sus razones: no tengo, pero me tengo a mi misma y “Nadie me puede quitar nada”.

“Nadie me puede quitar nada…

Tengo mi pelo, / mi cabeza, / mi cerebro / mis ojos.

Mis orejas y mi nariz.

Y mi sonrisa.

Tengo mi lengua y mi barbilla.

Mi cuello, /mis tetas, /mi alma, /mi corazón, /mi boca.

Tengo mis brazos y mis manos.

Tengo mi sexo, / mis dedos, /mis piernas.

Tengo mi dedo gordo, / mi hígado /y mi sangre.

Tengo mi vida.

Tengo mi libertad.

Y la voy a utilizar.

Y nadie me la va a quitar… /…/

“Ain’t Got No – I Got Life”-  relata la mísera vida de los marginados, es un vibrante himno de rebeldía y reivindicación, una canción-manifiesto como  “Gracias a la vida”, de la apasionada y trágica Violeta Parra, y otros poemas y baladas conmovedoras que viajan en la memoria porque apresaron instantes de dolor, intolerancia, desamor, locura…

Su autora, Eunice Katheen Waymon, se cambió hasta el nombre -Nina Simone es su homenaje a la actriz francesa Simone Signoret- y se autoexilió en Francia. Eunice fue la primera pianista negra en subir al escenario del Carnegie Hall para interpretar música clásica, pero su virtuosismo instrumental cedió ante los prejuicios raciales; triunfó como cantante con I Love You, Porgy y sus excepcionales versiones de  Ne me quitte pas, My Way y otras, llegando a ser la Diva del jazz y del soul tras la muerte de Ella Fitzgerald.

Os invito a escuchar a Nina Simone (1933-2003), la atemporal intérprete de jazz, blues y soul sigue siendo un torrente de agua y energía que ilustra y desata recuerdos y emociones olvidados con el tiempo. Si apenas la conocéis, sugiero visionar el documental What happened, Miss Simone.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *