Absurdos. / Miguel Iturria Savón

Viñeta de El Roto sobre el “procés” catalán

I.

En su búsqueda de titulares hay periódicos y telediarios que sorprenden a lectores y espectadores con crónicas, reportajes y noticias absurdas que proceden o parodian la realidad. En Polonia, por ejemplo, el Gobierno reescribe la historia y trata de anular pasajes incómodos para su percepción ideo-política, como el tema del Holocausto durante la ocupación nazi y soviética (1939-1945), el desdén por la Teoría de la evolución de Darwin (los polacos no descienden del mono) y el protagonismo de Lech Walesa, líder sindical contra la dictadura comunista, Presidente de la República de 1990 a 1995 y Premio Nobel de la Paz. Tanto Darwin como Walesa salen de la historia, el primero por su “exótica teoría evolutiva” y el segundo por no inmolarse en el “altar de la Patria” y pactar la transición con el último mandamás pro-soviético.  No vale la pena preguntar qué hacían entonces los actuales guías de la República de Polonia.

II.

La alcaldesa de Madrid propuso e intenta obtener el ADN de cada mascota para identificar y multar a los dueños de las animales que orinan o defecan en parques y vías públicas de la capital de España, esa mega ciudad de más de tres millones de personas y millones de perros y gatos. ¿Cuánto costará el proyecto de la Alcaldesa? ¿Será posible llevarlo a cabo? Tal vez necesiten un Ejército de expertos en cacas y cientos de laboratorios, lo cual sería una fuente de trabajo para los madrileños e inmigrantes. ¿Quién sabe? Los ecologistas son sabios…

III.

Barcelona, al noreste de España, escenifica las tensiones del mega espectáculo soberanista promovido por parte del Parlamento de Cataluña, una región con cronograma de agravios que reescribe la historia, altera los libros escolares  califica de “fachas” a quienes no actúan movidos por el fervor -y el favor- de los arios indepes. El último Mesías escapó a Bruselas para evadir a los tribunales pero un “coro avasallador” desea investirlo de forma virtual para seguir la serie, como en Black Mirror, la serie de Netflix.

IV.

La mayor saga de absurdos es librada en Norcorea, al sur de Asia, donde otro Líder ejerce la “fascinación” sobre millones de soldados y funcionarios zombies que aplauden ejecuciones públicas, lanzamientos de cohetes contra enemigos y otras travesuras del Mandarín, aliado de un Jerarca del Caribe que solo lleva 59 años al frente de Cuba, primero como copiloto automático del Máximo Líder y luego como Heredero dinástico de la isla, emboscada como el gobierno polaco contra la evolución, pero con un Arte del caudillaje con escenas de masas, coros avasalladores, desfiles discursos, fantasmas bélicos y hasta “elecciones”. ¿Más Castrismo para qué?, pregunta una pequeña minoría que sabe lo que viene después de la parodia.

Caricatura sobre elecciones en Cuba