¿Existe la perfección? / Miguel Iturria Savón

Simetría vegetal. ¿Perfección?

No me interesa la perfección, intuyo que nada es perfecto: ni el cosmos -infinito como la estupidez humana-, ni el mar, la tierra y sus accidentes geográficos, las especies de plantas y animales, entre estos los humanos y sus creaciones, es decir, la cultura: integrada por ideas -teológicas, filosóficas, sociales, científicas-, técnicas e instrumentos de trabajo, de transporte y comunicación, el vestuario, la culinaria y, por supuesto, las expresiones del arte y la literatura y sus soportes. Nada es perfecto, ni siquiera el arcoiris o una puesta de sol -dependen del observador, receptor de belleza…

Nada es perfecto, aunque algunos exalten la perfección del sistema solar y otras estrellas y fenómenos naturales. Nada humano o divino es perfecto, lo Divino nace del imaginario humano. Pero, ¿cómo explicar lo inexplicable sin fuerzas externas? Sin Dios, Tierra Prometida, Paraísos y otros mitos y relatos de profetas y mesías ávidos por modelar la mente de sus fieles. “Es de sabio reconocer que el uno es todo”, dijo Heráclito, lo cual es cuestionable como la verdad, relativa y finita.

Se ha escrito mucho sobre la perfección, pero a mi no me interesa la perfección, asociada al cosmos, los ciclos naturales, el mar y obras literarias, pictóricas, escultóricas, arquitectónicas y fílmicas. ¿Es perfección la simetría? Hay quienes se creen dioses desde el escenario donde exhiben su talento o impostura. Genios de pasarelas, telediarios, cátedras, mercaderes de consumo e ideas. ¿Perfectos efímeros?

La perfección es una idea relacionada con la belleza, la creación y otros delirios humanos: la inmortalidad, la “superioridad” racial – y/o nacional- y hasta utopías. La utopía es una linea en el horizonte, inalcanzable como la perfección.

La Pietat, Miguel Ángel