Guillermo Fariñas, resistencia y activismo. / Miguel Iturria Savón

Guillermo Fariñas Hernández, periodista y opositor cubano.

Dicen que hasta en el humor es preciso un toque de tragedia y de tiempo pues la vida, como la comedia, avanza desde lo burdo hacia zonas sutiles: el dolor, la ternura, las frustraciones y la resistencia de quienes desafían lo absurdo con su propio cuerpo y, a veces, con una sonrisa o un chiste que apacigua lo trágico.

Quienes miramos a Cuba desde la memoria y la distancia notamos esa mezcla de tragedia con bufones desnudos aferrados al poder, retados por espectadores que saltaron del graderío y enfrentan al toro sin espada, traje ni capucha. El toro insular encarnado por un viejo dictador que baila el danzón de su antecesor aún chilla contra quienes intentan cambiarle el ritmo, echarlo del ruedo sin cortarle el rabo ni las orejas, es decir, salir del burladero tropical por la vía pacífica.

Entre esos hombres sin máscaras que ponen su cuerpo como escudo de presión contra el despotismo figura Guillermo Fariñas Hernández, nacido en Guanabacoa en 1962 y residente en Santa Clara desde niño. A Fariñas le dicen el “Coco”, quizás por ser negro, alto, calvo, medio cojo y delgado, tan alto y delgado que se arquea sin dejar de mirar al frente y sonreír a sus amigos, colegas y vecinos; a veces se ríe de sí mismo y cuenta con desenfado porqué usa bastón y cómo perdió el pelo en prisión, mientras mira al socarrón que le pregunta por los tabacos que le apagaron en la cabeza en las celdas de castigo.

Como creció entre fusiles, discursos y profesías revolucionarias, fue matriculado por su padre -un guerrillero del Che Guevara en el Congo- en una de las escuelas militares del país; al graduarse de Cadete continuó en la Academia militar Tambov, en la antigua Unión Soviética. Luego integró la Brigada de tropas cubanas en la guerra de Angola, donde fue herido en una pierna y en la espalda lo cual puso fin a su aspiraciones bélicas y lo orientó a estudiar Psicología en la Universidad de las Villas, ejerciendo después como psicólogo en una clínica de Camajuaní y en los hospitales pediátricos de Sancti Spíritus y el “Pedro Borrás” de La Habana, donde denunció por corrupción a la directora quien lo expulsó por supuesta tenencia de armas de fuego. Ese primer encierro en 1995 representó una cura salvaje y el inicio de su activismo cívico contra la dictadura. Tras 11 meses de limbo legal en la prisión de “Valle Grande” fue condenado por “Convicción moral de los jueces”.

Tras casi doce años de prisión y múltiples detenciones e interrogatorios, Fariñas cobró protagonismo mundial por su veintena de huelgas de hambre en protesta por las condiciones carcelarias y el respeto a la vida de reos y activistas  de los Derechos Humanos. Entre el 24 de febrero y el 8 de julio del 2010 puso su cuerpo como escudo  ante la muerte por inanición del prisionero político Orlando Zapata Tamayo y por la liberación de 26 prisioneros políticos enfermos en las cárceles de la isla. Al borde de la muerte de Fariñas y bajo presión pública internacional Castro II excarceló y desterró a 116 prisioneros políticos, 12 de los cuales se negaron a marcharse.

La temeridad y supuesta “vocación suicida” de Fariñas no obedece a desequilibrios y ambiciones personales, como anotan los voceros del Politburó. Él asumió la libertad de expresión en circunstancias extremas que perduran. Si Cuba fuera un país medianamente democrático no hubiera ido a la guerra ni a la cárcel. Es un hombre que protesta, se planta y arriesga su vida a cambio de una apertura que normalice la vida de las personas, pero  sabe que la dictadura apenas cede y hay que “moverle el piso”. Por eso combina el activismo político con el periodismo. Cuando lo conocí a mediados del 2005 en las teleconferencias de la Universidad Internacional de La Florida ya había fundado la pequeña agencia de noticias Cubanacán Press y escribía crónicas y artículos  con sabor antropológico y agudeza informativa, sobre todo en el manejo de los entresijos militares y los mecanismos de espionaje de la estructura castrense. No en vano fue galardonado el 21 de octubre del 2010 con el Premio Sajarov a la Libertad de Conciencia por el Parlamento Europeo.

Cubanacán Press antecedió a la Revista Nacán, primer peldaño de Producciones Nacán, ligada después a la plataforma mediática de FANTU de la que es Coordinador General, aunque colaboró con el Semanario digital Primavera, editado en La Habana por Juan González Febles y Luis Cino; la Revista Voces Cubanas, creada por Yoani Sánchez, Reinaldo Escobar y Orlando L. Pardo Lazo, escritores y periodistas independientes. Durante dos años ejerció como Portavoz de la Unión Patriótica de Cuba, fundada por el ex prisionero político José Daniel Ferrer, el líder más audaz y prestigioso de la zona oriental de la isla.

Por sus incesantes denuncias en la prensa independiente y en algunos medios internacionales de las constantes agresiones gubernamentales a los Derechos Humanos y el acoso y golpizas a su persona por la policía política, Fariñas ha sido distinguido por gobiernos e instituciones internacionales. En el 2005 protagonizó otra huelga de hambre para exigir el acceso a Internet sin restricciones en la isla, aún limitado y bajo censura, como en China. Al año siguiente la ciudad de Weimar le concedió el Premio de Derechos Humanos, cuyo importe económico donó al colectivo de presos políticos. Su visibilidad mediática creció con el Premio Ciberlibertad 2006 por reclamar el derecho de los cubanos a las nuevas tecnologías.

En medio siglo de vida Guillermo Fariñas transitó la ruta del soldado inducido al estudiante en Moscú, del Cadete en Angola al psicólogo que disiente y termina en prisión donde ofrece su cuerpo como escudo contra las sombras del horror. Tras las rejas se convirtió en activista cívico y en periodista. Es el típico resiliente que apuesta por cambiar la tragedia colectiva del país cautivo, salir del dolor sin victimismo ni ver al toro desde las barreras.